Recuerdo cuando era niño ver mensjes pegados en las ventanas y bumpers de los carros que decían “O sembramos áboles o nos lleva puta!” Recuerdo que no solo me hacía mucha gracia pero a la vez despertaba mi preocupación ante un oscuro e inminente panorama. Lastimosamente, tal parece que ya nos llevó…

En procura de frenar el cambio climático y la emanasión de CO2, países de todo el mundo se unieron en el Acuerdo de París y empezaron a ejecutar diversa estrategias en cada uno de sus países y a compartir experiencias. Muchas de estas incluyeron planes de reforestación, protección de recursos y disminución de uso de combustibles fósiles.

Costa Rica por su parte ha dado pasos interesantes con políticas de producción más limpia, reciclaje muncipal y una fuerte campaña de reforestación. Sin embargo como ya han evidenciado cientifícos a nivel mundial ninguno de estos esfuerzos está siendo suficiente para alcanzar el Acuerdo de París que entre otras cosas implica evitar que la temperatura de la tierra suba dos grados. Además, pareciera que sembrar árboles ya ni siquiera es una alternativa que nos vaya a librar de la sentencia que firmamos décadas atrás.

Calentamiento global

Sembrar árboles ya no es suficiente para detener el calentamiento global.

Según estudios presentados por un grupo de investigadores del Potsdam Institute for Climate Impact Research, en Alemania, ni aún siendo capaces de usar plantas productivas como álamos o ciertas hierbas y almacenar hasta el 50% del carbono contenido en su biomasa, el daño medioambiental sería catastrófico, ya que la extension de tierra requeridad para sembrar la cantidad de árboles que compesaría el excedente de CO2 abarcaría la mayor parte de la tierra, destruyendo no solo enormes cantidades de ecosistemas y plantaciones, afectando directamente la seguridad alimentaria de la mayoría de habitantes del planeta.

A modo de referencia para entender mejor el panorama, ocuparíamos sembrar un area similar la extension total de los EEUU, solo para capturar el 10% del CO2 que emitimos en un año. En el 2017, La Organización Mundial Meteorológica, advertió que durante el 2016, la concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera aumentó a una velocidad récord. Según expertos nunca se había visto una concentración tan alta de CO2 en la atmósfera en un solo año, siendo este el nivel más alto en 800 mil años.

La Solución al Calentamiento son Esfuerzos Integrales

Los expertos coinciden en la necesidad de crear políticas más agresivas a contener el consumo de combustibles fósiles, plástico de uso diario y un mejor manejo de los recursos naturales, además de seguir con políticas de reforestación. Sin embargo, con respecto a este ultimo, la tendencia va más hacia una regeneración natural que sembrar árboles específicos. Naturaleza es sabia y los mismos animales y otros seres vivos se encargarían de repartir semillas y crear toda la dínamica natural de su entorno.

Por nuestra parte, cada uno de nosotros es reponsable de reducir su propia huella ambiental y empezar a contagiar a nuestros vecinos, compañeros de trabajo y personas con quienes nos relacionamos a diario, en asumir su propia cuota de responsabilidad. Estamos en esto juntos. Aprende aquí como ayudar!