Debido a las dificultades y altos costos de exploración, la gran mayoría de las investigaciones científicas marinas se centran en zonas superficiales y de fácil acceso, constantemente evidenciado los severos daños ambientales generados por las acciones del ser humano. Gracias a financiamientos y a los avances de la tecnología se han podido iniciar investigaciones en zonas de gran profundidad y difícil acceso, aportando interesantes resultados y datos científicos.
Con la ayuda de costosos sumergibles, los científicos están teniendo acceso a zonas marinas de poca iluminación y prácticamente desconocidas por el hombre, como por ejemplo el Banco Hannibal, una zona submarina del Parque Nacional de Coiba, en el pacífico panameño. Ahí, científicos costarricenses y panameños han podido identificar unas 22 especies nuevas de coral blandos y duros. Una noticia positiva de gran importancia, ya que los corales han sido drásticamente golpeados por la contaminación, acidificación y el aumento en las temperaturas del mar.

Thesea Dalioi Nueva Especie de Coral Rojo Sangre

En la última edición de la revista Bulletin of Marine Science, los científicos Héctor M. Guzmán, panameño ecologista marino del Smithsonian Tropical Institute in Panama y Odalisca Breedy, bióloga marina del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (CIMAR), de Costa Rica, publicaron su investigación en la que identifican 22 especies nuevas de corales blandos y duros, entre estos destacan el Thesea dalioi, una especie desconocida hasta ahora y que se caracteriza por tener un intenso y vivo color rojo sangre.

Esta nueva especie de octocoral, vive en el Banco Hannibal, en un entorno de escasa luz, a unos 300 metros de profundidad. Los científicos incluyeron a esta nueva especie entre el género Thesea. Los octocorales o corales blandos, son las especies que no producen estructuras duras de carbonato cálcico.

Para poder determinar que efectivamente se trataba una nueva especie, los científicos tomaron muestras y las compararon con el único ejemplar de Coral Thesea, descrita el el Pacífico oriental, el Thesea variabilis’. Los resultados determinaron diferencias en sus rasgos físicos como el grosor de las ramas, tamaño de las escleritas y el intenso color rojo brillantes de las colonias. Sus descubridores bautizaron al coral, Thesea dalioi, en homenaje a Ray Dalio, millonario y filántropo estadounidense quién gracias a sus importantes contribuciones económicas para fomentar la conservación de los arrecifes, hizo posible el acceso a los costosos equipos y sumergibles utilizados durante la investigación.

Océanos inexplorados

La mayoría de los estudios se enfocan en zonas de fácil acceso.

Banco Hannibal, una Zona Prácticamente Desconocida por el Hombre

El Banco hannibal, es una montaña submarina, ubicada a unos 60 kilómetros del la costa pacífica de Panamá, en un profundo arrecife amenazado junto a la isla de Coiba. La montaña submarina posee una forma plana y se va ensanchando hacia el fondo; con una profundidad que abarca de 43 metros a 400 metros. Su extensión es de 76 kilómetros cuadrados y 14 metros de largo por 7 kilómetros de ancho.

Esta zona frágil y rica en erizos, corales, crustáceos, gusanos, anémonas, así como una gran variedad de peces y especies endémicas, forma parte del Parque Nacional Coiba y es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. El área ha sido explorada en tan solo 4 ocasiones desde 1934 a la fecha. Las últimas tres exploraciones se llevaron acabo recientemente y fueron lideradas por Héctor Guzmán. Es por esto que el biólogo marino hace un llamado a la importancia de eliminar las prácticas como la pesca con redes y otras acciones del hombre que están impactando está zona tan poco estudiada.

Nosotros como costarricenses y amantes de la naturaleza también nos tenemos que preocupar y enfocar en estas zonas, no solo por su cercanía pero por su gran importancia en la biodiversidad de los ecosistemas marinos. Recordemos que al menos el 25% de las especies marinas dependen de los corales. Además, se han encontrado beneficios y usos de estos en la salud humana. Lo que los vuelve indispensables para todos. Aprenda cómo protegerlos y cómo proteger a nuestros océanos. Contacte a OneSea.org y sea parte del cambio.