Agari es el nombre de un nuevo producto novedoso y amigable con el ambiente, que busca disminuir el aumento de plástico en los océanos.

Por: Sofía Alvarado

Alrededor del mundo, cerca del 80% de la contaminación marina, es producida por el plástico y en Costa Rica la realidad no es diferente. Según la Universidad de Costa Rica (UCR), el plástico es el principal residuo sólido que se encuentra en las playas, por lo que una botella biodegradable creada a partir de algas rojas sería una gran opción en el mercado costarricense para disminuir este problema.

Nuestro país se caracteriza a nivel mundial por ser un lugar ecológico, en donde el cuido del medio ambiente es uno de nuestros principales objetivos. Sin embargo, esta no es la realidad que manifiestan muchos costarricenses al visitar las playas de nuestro país. Según un estudio realizado por encargo de la organización Conservación Internacional nuestras costas están inundadas de partículas de plástico que miden entre 1 y 4,7 milímetros (mm) las cuales se confunden con los granos de arena.

Agari, es la botella creada por Ari Jónsson un estudiante islandés, la cual formó parte de un proyecto de diseño que buscaba encontrar el reemplazo ideal al plástico que en el 50 % de los casos solo se utiliza una vez.  Al estar creada por un material natural, es fácil de desechar e incluso comer en el caso de algunos animales. El recipiente necesita contener líquido adentro de ella, ya que sino su descomposición comenzaría a dar inicio.

Este tipo de productos son los que nuestro país necesita y se debería interesar en comercializar. Panamá será el primer país de América Central en prohibir las bolsas plásticas, con el propósito de reducir el volumen de basura marina que afecta al océano Pacífico y el mar Caribe, los cuales son los segundos más contaminado por plásticos a nivel mundial, según lo indicó el Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA).

Por lo que nuestro país también debería buscar más soluciones a este problema, para que en el 2050 la gran biodiversidad marina todavía abunde nuestras aguas.