A Nivel Global, América Latina y el Caribe, Lideran en Conservación Marina

Dichosamente, cada día son más los países que entienden la importancia de conservar y proteger nuestros mares, con el fin de salvaguardar el bienestar de todos los habitantes del planeta. Los océanos nos proporcionan alimentos, regulan nuestro clima, producen la mayor parte del oxígeno que necesitamos y absorben un tercio del dióxido de carbono que generamos. Es por esto que se ha vuelto imprescindible, hacer esfuerzos por detener la sobre explotación pesquera, de recursos marinos, la contaminación por plástico, agroquímicos, la acidificación y muchos otros daños provocados por la huella del humano.

El marco del Día de los Océanos, celebrado el pasado viernes 8 de junio, del 2018, el Programa Ambiental de La Organización de las Naciones Unidas, no solo llamó la atención e instó a los líderes de cada Nación a tomar acciones de cara al cambio climático, sino que además reconoció a América Latina y el Caribe como líderes y un claro ejemplo a seguir en la protección de los ecosistemas marinos.

Aumento en Areas no es Suficiente

Protección de océanos

La contaminación y sobre explotación tiene en jaque a los ecosistemas marinos.

Según dio a conocer ONU Ambiente, millones de kilómetros cuadrados de mares en Latinoamérica y el Caribe, están siendo protegidos por iniciativas de países que integran el Convenio sobre la Diversidad Biológica. En la Meta 11 de Aichi de dicho convenio, establecido en el 2014, los países se comprometen a proteger al menos el 10% de sus zonas marinas y costeras antes de 2020 y Brasil, México, Chile y Colombia ya superaron esta meta.

Actualmente, el 13,4% de las aguas chilenas están bajo algún tipo de protección, pero una vez que se ratifique la creación de las nuevas áreas protegidas de Juan Fernández, Cabo Esperanza y Rapa Nui, la cifra aumentaría aproximadamente al 42%. Por su parte el ministro de Ambiente de Colombia, Luis Gilberto Murillo, asegura que el 13,7% de la superficie marina y 99 % de los arrecifes de coral del país están bajo algún tipo de protección.

Brasil también se está proponiendo realizar cambios importantes y anunció que el Gobierno decidió proteger casi 1 millón de kilómetros cuadrados alrededor del Archipiélago de San Pedro y San Pablo, en medio del Atlántico, y la cadena volcánica submarina que conecta las islas de Trinidad y Martín Vaz, más al sur, pasando así de tener 1,5% de sus mares protegidos al 24,5%. Sin quedarse atrás, México ha pasado a triplicar la superficie de mar bajo algún tipo de protección desde el 2016, alcanzando los 649.587 kilómetros cuadrados preservados, lo que equivale al 22% de todas sus aguas.

A pesar de estos grandes y dignos esfuerzos realizados por estos países, en el mundo ni siquiera el 10% de la superficie oceánica está protegida. Según los datos más recientes del informe Protected Planet, tan solo el 7,2 % de la superficie oceánica total tiene algún tipo de protección, lo que equivale a más 15 mil 300 zonas marinas.

Costa Rica se Queda Corto en Protección de Áreas Marinas

Pesca sostenible

Es vital aumentar las áreas marinas bajo protección.

Costa Rica siempre se ha caracterizado por ser líder en temas referentes a la protección ambiental, sin embargo, en materia de protección de áreas marinas nos hemos quedado muy cortos. Según un mapa del 2016 elaborado por INCOPESCA, el total de aguas jurisdiccionales de Costa Rica, declaradas como área marina protegida apenas alcanzaba los 3 mil 832 kilómetros cuadrados, representando el 0.68% de los mares costarricenses.

En diciembre del 2017, el SINAC anunció la incorporación de unas 82.093 hectáreas marinas al sistema, gracias a la creación del Área Marina de Manejo Cabo Blanco, que abarca gran parte de la línea de costa del distrito peninsular de Cóbano, desde Punta Cocobolo y hasta Playa Manzanillo. De esta forma se espera resguardar la anidación de tortugas, formaciones coralinas y el paso de ballenas y delfines, reproducción de pargos, meros y otros peces.

También, en mayo del 2018, se anunció la creación del Área de Manejo Bahía Santa Elena, con la intención de conservar la vida marina, favorecer la recreación y el turismo, y el aprovechamiento sostenible de sus recursos, sobre todo los pesqueros en la zona. Así se estarían sumando unas 732 hectáreas marinas más. Sin embargo estamos lejísimos de las metas establecidas por nuestros hermanos del Istmo, quienes se comprometieron a alcanzar al menos el 10% de áreas marinas protegidas, ya que según Alejandro Masís, director del Área de Conservación Guanacaste, la meta para Costa Rica en el 2020 es alcanzar la protección de tan solo un 4% de las áreas marino costeras de la Zona Económica Especial (ZEE).

Si bien todo esfuerzo y logro en esta materia son de gran valor para el bienestar de todos en el planeta, Costa Rica como líder ambiental a nivel mundial, debería ser más ambicioso y dar un mejor ejemplo en esta lucha. Si quieres saber más sobre como ser parte de esta lucha y cómo proteger a los océanos, contacta a OneSea.org y se parte del cambio.