El viernes negro se ha convertido en una celebración casi obligatoria en todo el mundo. Muchos lo describen como una oportunidad para encontrar excelentes descuentos y un mecanismo para reactivar la economía, pero en lo personal, no es más que otra excusa para justificar e incrementar el excesivo consumo de las sociedades. Esta desenfrenada necesidad de comprar, tiene serias y severas consecuencias para el medio ambiente ya que la cantidad de basura y contaminantes generados en este único evento es insostenible para el planeta.

Datos presentados por la organización Greenpeace, muestran que en países desarrollados como EEUU y España, el ciudadano promedio gasta hasta 240 dólares, en productos tanto adquiridos en tiendas como por medios digitales y la mayoría de estos se basa en prendas de ropa y tecnología.

Productos Altamente Contaminantes; Los Favoritos en Viernes Negro

Solo en textiles, a nivel global se estima que se compran unos 80 billones de prendas de vestir nuevas y nos desprendemos de unos 7 kilos de ropa al año en promedio, lo que representaría unas 326 mil toneladas anuales de textiles. Lo peor es que tan solo el 10% de estas puede o sería reutilizada por alguien más. El resto termina en basureros emitiendo todo tipo de gases y contaminantes hasta que se logre descomponer décadas después.

La moda es cada vez más exigente con los consumidores y esta puede llegar a presentar hasta 50 colecciones distintas al año, llevándonos a consumir hasta un 60% más de la ropa que hace 15 años y conservándola la mitad del tiempo que antes.

severo impacto del viernes negro en el ambiente

Viernes negro genera basura que terminará en el ambiente

Por el otro lado, los avances tecnológicos nos llevan a querer el último teléfono inteligente o una pantalla más grande y con mejor resolución. Además, la mayoría de los dispositivos electrónicos de hoy están diseñados para una vida útil muy corta y es más fácil cambiarlo por uno más moderno que intentar repararlo.

Los desechos electrónicos se han convertido en la fuente de contaminación de mayor crecimiento en todo el mundo. La gran mayoría de estos artefactos no duran más de 4 años y serían desechados de manera incorrecta, llevando sus peligrosos contaminantes al medio ambiente. Según la empresa Amazon, durante el 2016, llegó a vender casi un millón de productos electrónicos como consolas de juegos, teléfonos inteligentes y laptos en tan solo 24 horas.

Tampoco podemos olvidar, que la mayoría de estos productos, sin importar dónde y cómo los adquiramos, vienen empacados en cajas, bolsas y todo tipo de protectores de plástico, poliestireno, cartón y papel. Algunos de estos pueden ser reciclados o mejor aún podemos evitar aceptar la bolsa para cargarlo hasta la casa, en caso de que no sea un pedido por Internet. Sin embargo, la realidad dicta que la gran mayoría terminará en la basura y no será desecho de la manera más adecuada.

Esta debería ser una razón más, que nos lleve a recapacitar sobre nuestros hábitos de consumo y sí en verdad es lógico y oportuno considerar una opción de compra por el simple hecho de que sea presentada como la mejor oferta del año. Recordemos que todo genera impacto y tenemos que buscar formas de reducir nuestra huella ambiental. Así que si aun no ha caído en la tentación de comprar algo este viernes negro, al menos considere antes sí realmente lo ocupa.