En los últimos meses, las consecuencias medioambientales de las microesferas de plástico han adquirido una condición crítica y las investigaciones recientes lo respaldan.

Así quedo demostrado con los resultados del proyecto de investigación CACH, producto de una colaboración financiada por el Consejo Europeo de Investigación (CEI), el cual ha informado con las primeras pruebas fidedignas que los animales del fondo marino están ingiriendo los microplásticos que van a parar a los océanos.

 

Cangrejo ermitaño en el que se encontraron microfibras de plástico.-MICHELLE TAYLOR                     Cangrejo ermitaño en el que se encontraron microfibras de plástico.-MICHELLE TAYLOR

 

Tras realizar una expedición al Atlántico central y el suroeste del Índico en el buque de investigación James Cook y Michelle Taylor como directora del estudio, los investigadores de las universidades de Bristol y Oxford encontraron microesferas de plástico en el interior de cangrejos ermitaños, langostinos y pepinos de mar capturados a profundidades de entre trescientos y mil ochocientos metros. En total, se estudiaron nueve organismos y se encontraron microplásticos en seis de ellos.

Ésta la primera vez que se demuestra la ingestión de microplásticos por parte de animales hallados a tanta profundidad.

Los microplásticos se definen generalmente como partículas de menos de cinco milímetros de longitud, como las microfibras analizadas en este estudio o las microperlas utilizadas en productos de higiene como los dentífricos y geles de baño.  Además entre los plásticos encontrados dentro de dichos animales de aguas profundas en esta investigación había restos de poliéster, polipropileno, viscosa, nailon y productos acrílicos.

“Lo que resulta especialmente alarmante es que estos microplásticos no fueron encontrados en la zonas costeras sino en el océano profundo, a miles de kilómetros de las fuentes de contaminación terrestres”. Michelle Taylor

Tomando en cuenta que esta es la contaminación más grave y extendida que hay actualmente en el planeta, los estudios de impacto ecológico de los plásticos en la naturaleza son limitados, y por tanto los esfuerzos para mitigar los vertidos son insuficientes.

Es notorio que recoger basura a gran escala de los mares es una buena idea, pero para llegar a abarcar y solucionar esta situación se debe reducir el uso de plásticos, recuperarlos y reciclarlos en tierra, lo que solo se logrará con políticas efectivas anticontaminación, educación integral y en el uso de tecnologías para la recuperación de plásticos.

 

Microfibra de plástico en un pólipo de coral en el fondo del mar. MICHELLE TAYLOR                     Microfibra de plástico en un pólipo de coral en el fondo del mar. -MICHELLE TAYLOR

 

Si quiere conocer más acerca del proyecto consulte en:  http://cordis.europa.eu/project/rcn/100593_es.html

Fuentes:  CORDIS (principal portal de la Comisión Europea donde se publican los resultados de los proyectos de investigación financiados por la UE), Público.es.