A pesar de ser animales grandes y fuertes, depredadores extremadamente eficientes y letales que por cientos de millones de años han dominado lo más alto de la cadena alimenticia del océano, los tiburones están prácticamente condenados a morir. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), aproximadamente un tercio de los tiburones de aguas abiertas están en peligro de extinción, gracias a las prácticas humanas y su comercialización.

A parte de la contaminación en los océanos, el principal problema que está afectando a todas las poblaciones de las diversas especies de tiburones que existen, es la pesca industrial. Los tiburones en general, se caracterizan por madurar lentamente y producir poca descendencia, volviéndolos sumamente vulnerables.

Lo más triste es que sin importar si fueron perseguidos por su codiciada carne y aletas o fueron la consecuencia colateral de prácticas de pesca de arrastre, -donde en sectores costaros se afecta a los ejemplares más jóvenes y hembras y en caso de aguas profundas a los adultos de mayor tamaño- casi la mitad son descartados como desperdicio de otras pesquerías y mucha veces solo les cortan las aletas y los regresan al mar donde mueren desangrados.

Tiburones vivos generan más ingresos que muertos

Tiburones vivos generan más ingresos que muertos

Mercado de Tiburón; Un Negocio sin Fundamento

Si bien para la industria pesquera, el mayor motivador para perseguir a los tiburones es un lucrativo mercado, diversos estudios han podido demostrar que un tiburón vivo tiene mayor valor comercial que uno muerto que sería convertido en carne o sopa. En el 2011, un grupo de científicos del Instituto Australiano Ciencias Marinas, liderados por Mark Meeknan, demostró cómo un tiburón vivo a lo largo de su vida generaría muchísimos más ingresos que el dinero que recibe un pescador con un tiburón muerto.

El estudio se realizó en Palau, una nación insular del Pacífico, formada por 300 islas coralinas cercanas a Filipinas. Según explica Meekan, un solo tiburón puede generar alrededor de 2 millones de dólares en ingresos por turismo durante su vida. Gracias a la actividad de buceo turístico en Palau, un tiburón produciría unos $179.000 al año, representando el 80% del PIB y el 14% del total de sus ingresos fiscales, estimado en 1.5 millones de dólares.

El análisis de en ese entonces, indica cómo los ingresos fiscales obtenidos del buceo con tiburones son aproximadamente 24 veces más altos que los de la industria pesquera. Según las estimaciones al pescar unos 100 tiburones se obtendría un máximo de 10 mil 800 dólares, un 0.00006% del valor que generarían con el buceo turístico si se mantuviesen con vida.

Océanos internacionales

Buceo con tiburones genera millones

Aún Más Ingresos

En el 2015, un estudio de Pristine Seas, National Geografic y la Estación Científica Charles Darwin, aportó una actualización de estas estimaciones, calculando que gracias a la actividad del buceo recreativo en la zona de las Galápagos, por cada tiburón vivo se generan unos 360.000 dólares anualmente y basados en el cálculo conservativo de su longevidad, este puede generar más de 5 millones de dólares a lo largo de su vida.

A parte de la ya más que comprobada importancia de conservar y proteger a los océanos con el fin de asegurar una buena calidad de vida para las generaciones futuras, estos datos deberían de ser más que suficientes para llevar a los gobiernos del mundo a recapacitar y replantear los modelos de pesca industrial y buscar regulaciones que aseguren un desarrollo sostenible óptimo.