Manejo de desechos

Costa Rica innova con proyectos de manejo de desechos sólidos

Generar electricidad por medio desechos y convertir el plástico en hilo son algunas de las iniciativas que sobresalen

Una de las interrogantes que atormenta a la gran mayoría de gobiernos de todo el mundo es, ¿qué hacer con la basura? Un manejo apropiado de los desechos sólidos de una población determinada, es vital para un desarrollo efectivo y saludable, pero este es uno de los problemas más complejos de manejar y que más impacto negativo tiene sobre el medio ambiente.

Históricamente en Costa Rica, al igual que la gran mayoría del Istmo y el planeta en general, no se han aplicado las mejores estrategias para manejar los desechos sólidos. Por ejemplo en Costa Rica, en el 2009, el relleno sanitario Río Azúl, fue cerrado después de 34 años de operación, habiendo superado por mucho su vida útil. Un caso similar al que se vive hoy con el relleno de La Carpio, el cual recibe más de mil toneladas de basura al día y tiene su cese de operaciones previsto para el 2021.

El pasado junio del 2017, el relleno sufrió el colapso de una de sus paredes, cayendo material al Río Virilla. A pesar de que la empresa encargada negó existiera problemas de contaminación, la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (SETENA), intervino e inició con una investigación. Lo cierto, es que nadie puede negar la contaminación en el Río Virilla y otras desembocaduras al mar como el Río Tárcoles. Además el problema de la basura es transfronterizo, convirtiéndolo en un problema global e imposible de atacar por un solo país.

Según ONU Ambiente, el Caribe y el Pacífico centroamericano son los mares que acumulan la mayor cantidad de basura de todo el continente, en su gran mayoría plásticos y microperlas usadas en productos cosméticos. Ante esta situación y la evidente necesidad de soluciones más amigables ambientalmente, resurgen propuestas de manejos desechos sólidos, como la generación de energía a partir de basura.

Costa Rica usaría desechos para hacer hilo y generar energía.

Energía a partir de desechos sólidos

De este plan se habla desde hace más de una década, pero ha sido objeto de polémica y constantes oposiciones por diversos sectores, entre estos el ambientalista. No obstante, la tecnología de generación de energía por medio de desechos ha mejorado significativamente, como por ejemplo los proyectos de plasma que maneja el Tecnológico de Costa Rica (TEC).

En el Laboratorio de Plasmas para Energía de Fusión y Aplicaciones del TEC, trabaja en tres líneas de investigación: el uso del plasma en la medicina y en la agricultura; el plasma en la industria y la investigación como futura fuente de energía. El plasma, es el cuarto estado de la materia (los otros tres son líquido, sólido y gaseoso) y el TEC trabaja en desarrollar tecnologías que puedan desintegrar la basura y producir energía, por medio de un generador de electricidad neto. Es decir, que genera más electricidad de la que consume. A pesar de provenir de desechos, los ingenieros del TEC consideran el proceso a través de este estado de la materia, como una fuente de energía limpia y aseguran que con un gramo de combustible en estos dispositivos, se podrían producir hasta 26.000 kilovatios hora, con lo cual se abastecería a 80 viviendas durante un mes.

Otras opciones eco amigables

Energías limpias

La forma de desarrollar energías limpias debe ser una discusión país.

Recientemente, la ex cónsul costarricense en Nueva York, Carolina Sevilla dio a conocer sobre su proyecto de transformación del plástico que encuentren en la basura a hilo para que luego este sea usado en partes de carro, de computadora o de prendas de alta costura. Con esta iniciativa se espera que para setiembre del 2017, se inaugure el primer centro de acopio dedicado -exclusivamente- a la búsqueda, recolección y tratamiento del plástico que se encuentra en las playas, para luego venderlo. Según la Universidad de Costa Rica (UCR), cerca del 80% de la contaminación marina de nuestros mares es producida por plástico.

Con este proyecto pionero en toda Latinoamérica, Sevilla, de la mano de Bionic y Waterkeepers, esperan sacar al menos 14 toneladas mensuales de plástico del mar y basureros de 10 comunidades del Pacífico y convertirlas en algo más útil que simple basura.

Ciertamente, temas como el modelo de desarrollo energético que asume el país son complejos y requieren de una discusión honesta, transparente y abierta a toda la población, pero sin importar el camino que el PUEBLO decida tomar, este tiene que ir acorde con modelos de protección ambiental y seguir la línea de este tipo de iniciativas que nos dan un pequeño alivio y respiro de la basura que está ahogando al planeta.

Recordemos ser exigentes con los jerarcas y tomadores de decisiones del país, además de asumir nuestra propia responsabilidad y aplicar hábitos amigables con el medio ambiente dentro de nuestras rutinas diarias. El cambio empieza en nosotros mismos.