Los huracanes traen beneficios ambientales.

Después del devastador paso de los Huracanes Harvey, Irma y María, las secuelas en las Islas del Caribe y los Estados Unidos son más que evidentes. Solo Irma rompió todo tipo de récords como las 37 horas que sostuvo vientos de al menos 180 millas por hora (290 km/h), según los reporte del Servicio Nacional de Huracanes de EEUU. Además en combinación con Harvey, Irma marcó la primera vez que los Estados Unidos enfrentó dos huracanes con categoría 4 en el territorio.

Según la agencia de noticias Reuters, después de cinco días de su impacto en el continente, tan solo el saldo de victimas de Irma era de 82 fallecidos entre Florida, Las Islas Vírgenes y Puerto Rico. Ahora, los gobiernos tienen el reto de encontrar la forma de levantarse y dar la asistencia necesaria para asegurar el bienestar de sus habitantes.

Consecuencias de los Huracanes en el Fondo Marino

Además de las terribles consecuencias que enfrentan nuestros hermanos del caribe y el norte, los huracanes como Irma, Harvey y María, tienen consecuencias muy serias en los ecosistemas marinos. Las fuertes corrientes que se crean rompen los corales, esponjas y diferentes organismos que habitan en la superficie y fondo marino. Además, si el coral se rompe y este pierde su altura, la capacidad del arrecife para romper olas se debilita permitiendo mayor cantidad de agua llegar a las costas.

Otras especies que se ven afectadas son las que no se mueven con agilidad, como algunas especies de peses lentos, cangrejos, camarones y otras especies que viven en los corales, ya que al ser expulsados a la fuerza de sus hábitats podrían no sobrevivir.

Los huracanes regeneran los ecosistemas

El Lado Positivo del los Huracanes

Si bien, nadie puede negar las devastadoras consecuencias de los huracanes, en especial, para la población humana, estos fenómenos climatológicos pueden traer efectos positivos para el medio ambiente. Son fenómenos que han sucedido a lo largo de la historia y el medio ambiente está adaptado para enfrentarlo. Según indican algunos expertos, los huracanes son favorables para los ecosistemas marinos ya que sirven como base para una restructuración. Es como una especie de reseteo natural – si lo pudiéramos nombrar así-.

Según el coordinador de la Fundación Reef Check en República Dominicana, Rubén Torres, las tormentas funcionan como un sistema de reproducción asexual de los corales, porque cada parte que se rompa de uno, puede generar en una nueva vida, reorganizando la distribución natural en un arrecife, haciendo intercambio de nutrientes, agua, y de la estructuración física dentro de este. Esto a su vez promueve la conservación y reproducción de diferentes especies.

Reacción Natural al Cambio Climático

Aunque científicamente no ha sido comprobado que los huracanes respondan al cambio climático, sí está evidenciado que las altas temperaturas contribuyen con la formación de estos fenómenos naturales. Algunos expertos aseguran que a partir de cierta temperatura los huracanes son más intensos. Irma empezó a crecer en el golfo de México, donde la temperatura promedio es de 28ºC, sin embargo se han detectado incrementos de hasta dos grados en periodos cuando han aparecidos los últimos ciclones. Es por esto que muchos oceanógrafos y expertos en la materia aseguran que los huracanes responden a un mecanismo natural para enfriar al planeta.

Los huracanes regeneran los corales

Los rápidos y fríos vientos de los huracanes producen un efecto de enfriamiento que hace que las aguas superficiales se refresquen significativamente, actuando como motores de calor, transfiriendo el calor desde la superficie oceánica hacia la atmósfera, por medio de la evaporación. Además por medio de un efecto de succión que genera la baja presión de la tormenta, se eleva el agua fría de la profundidad del océano, refrescando los mares. Según datos de la NASA, tras el paso de los huracanes Katrina y Rita en el 2005, las aguas con afectación directa se enfriaron unos 4ºC.  y todo el Golfo de México un grado Celsius.

La mayoría de expertos además, coinciden en que cualquier daño ocasionado por un huracán no solo trae beneficios a un mediano plazo, ya que promueve la regeneración natural de los ecosistemas tanto marinos como terrestres, sino que además, la afectación de la actividad humana en los océanos es impresionante mayor a cualquier tsunami, huracán o fenómeno natural de esta índole. Los daños que genera el ser humano con actividades como la pesca excesiva, la contaminación, el desarrollo costero entre muchos otros, golpea directamente y sin cesar al medio ambiente, sin darle oportunidad de recuperarse, generando consecuencias irreversibles.

Debemos recapacitar sobre nuestro diario vivir y cómo podemos ayudar para reducir nuestra huella ambiental. Recordemos que no solo somos los culpables de los daños ambientales que generamos sino que además somos los únicos responsables y llamados a proteger al planeta. De lo contrario, seguiremos obligando a la sabia naturaleza a protegerse ella misma y lo hará de la mejor forma que sabe hacerlo.