Representantes de 24 países y la Unión Europea convinieron que el Mar de Ross, en la Antártica, sea la reserva marina más grande del mundo.

En una reunión celebrada en Hobart, Australia, la Comisión para la Conservación de la Vida Marina y los Recursos de la Antártida (CCAMLR, por sus siglas en inglés), decidió por unanimidad designar el Mar de Ross como zona protegida.

Aproximadamente 1.570 kilómetros cuadrados del océano Antártico obtendrán protección de la pesca durante los próximos 35 años.

Decenas de ambientalistas están celebrando la medida para resguardar lo que se considera el ecosistema marino más primigenio del Planeta. Además se espera que esta medida sea la primera, para reforzar muchas otras zonas resguardadas en aguas internacionales.

Mar de Ross                                      Mar de Ross. Cortesía: AFP

Su importancia

El Mar de Ross, más su plataforma y talud, representan tan solo el 2% del océano Antártico, sin embargo alberga al 38% de la población mundial de pingüinos de Adelia, el 30% de los petreles antárticos y alrededor del 6% de las ballenas enanas de la Antártica.

Asimismo para el resto del planeta es de suma importancia, ya que de allí surgen nutrientes que provienen de las aguas profundas, que se transportan a través de las corrientes alrededor del mundo.

El mar de Ross del mismo modo, posee enormes cantidades de kril, alimento fundamental de especies como ballenas y focas. El aceite de estas, a su vez, es determinante para el cultivo del salmón.

Sin embargo, existe la preocupación de que la pesca excesiva y el cambio climático estén teniendo un impacto significativo en el número de estas especies.

Fuentes: BBC Mundo, Agencia AFP