Este nombre lo reciben las más de 100 millones de toneladas de basura ubicadas en el Océano Pacífico; una mancha de basura de más de 700 mil kilómetros cuadrados. Estos desechos se ubican en el centro del océano Pacífico Norte, específicamente localizado entre las coordenadas 135° a 155°O y 35° a 42°N.

De los miles de millones de kilogramos de plástico que son producidos al año en el mundo, una infortunada parte es reciclada, por lo que gran parte termina tarde o temprano en el océano. Esto es lo que propició la creación del Gran Parche de Basura del Pacífico.

Las corrientes del Océano Pacifico se han encargado de acumular el plástico desechado en las costas de Asia y Norte América. Un 80 por ciento de la basura proviene de los continentes y el resto proviene de barcos que navegan por el mar.

26433                                   Fuente: Brainpop

 

Desde 1988 se venía previniendo la posible aparición de este Parche de Basura, mediante estudios de corrientes y desechos. En el centro de corrientes oceánicas circulares se crean cuerpos de agua estables; esas mismas corrientes pasan por las costas de Estados Unidos y Japón, donde recolectan la basura que arrojamos, y luego la acumulan en su centro, donde el agua es estable.

Uno de los más grandes problemas reside en que el material no queda flotando en pedazos grandes o enteros, lo que haría más fácil su limpieza, sino que por influencia de los rayos del sol, todo ese material de desintegra en pedazos casi microscópicos que se suspenden en la columna de agua y son fácil de ingerir para los animales marinos que comen plancton. Para darnos una idea, en las áreas superficiales más contaminadas del Gran Parche, se encuentran 6 kilos de basura por cada kilo de plancton.

Sin embargo esto solo es un 30 por ciento de la basura, porque el resto se hunde al fondo del mar, por lo cual, las consecuencias biológicas de esta contaminación serían inimaginables.

 

1920                                              Fuente: Ocean Cleanup

 

Podemos concluir que el basurero más grande del mundo no está en tierra, está en el mar. Esta isla sigue creciendo y la realidad es que es demasiado grande como para que se pueda acometer alguna solución. El gasto para limpiar esta suciedad sería enorme, tanto en equipos de recogida como para después procesar tal cantidad de basura.

Asimismo, esta isla de basura es solo el ejemplo más notorio de la gran contaminación que ya sufren nuestros océanos, los mares y ríos de nuestro planeta.

Otros Nombres: Gran mancha de basura en el Pacífico, Isla de basura, Isla tóxica, Gran zona de basura en el Pacífico, Remolino de basura del Pacífico.

Fuentes: Elblogverde.com, New York Times Magazine, Algalita Marine Research Foundation, Consejo para la Defensa de Recursos Naturales (NRDC).