Aproximadamente el 71% de la superficie terrestre está cubierta de agua. Y que cada persona necesita consumir entre 2 y 4 litros de agua diariamente.  Además, de que para producir los alimentos que día a día consumimos se requieren de 2000 a 5000 litros de agua.

Como el agua es uno de los recursos naturales que son esenciales para la vida de todo ser vivo, es importante que se preserve este recurso y tomemos en consideración el uso racional del mismo.

Este día se estableció durante la Conferencia de la Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y Desarrollo (CNUMAD) en 1992 en Río de Janeiro.  Y se celebra desde el 22 de marzo de 1993.

Este año el motivo principal de la celebración se enfoca en el tratamiento de las aguas residuales para disminuir el impacto de estas en el ambiente.  En palabras de Irina Bokova, Directora General de la UNESCO: “Limitar la liberación en la naturaleza de aguas residuales sin tratar no solo salva vidas y mejora la salud de los ecosistemas, sino que, además, puede contribuirá fomentar el crecimiento sostenible”.

Algunas medidas que nosotros como ciudadanos podemos realizar para contribuir con la preservación de este recurso son:

  • Cerrar bien las llaves para que no hayan fugas por goteo
  • Podemos regar el jardín con agua de lluvia.
  • Bañemos a nuestras mascotas en un sitio que necesita ser regado.
  • Al lavar ropa asegurémonos de que el nivel de agua sea el indicado.
  • Al bañarnos intentemos hacerlo en poco minutos y durante el baño cerremos la llave cada vez que no la necesitemos, como cuando nos aplicamos shampoo o bien cuando nos enjabonamos.